¿Cómo hacer el primer contacto swinger?

En uno de los correos que Mariana y yo recibimos buscando contacto, el remitente decía: “El protocolo swinger dicta contestar aunque no estén interesados”, implicando que deberíamos darle, a la brevedad, una respuesta. La frase me puso un poco de mal humor y me hizo pensar si eso es cierto o no; si estamos obligados a contestar a todo aquel que nos escribe aunque lo haga con el mismo compromiso de un volantero en la esquina. En la vida real, no necesariamente le contestamos a la gente que se nos acerca ¿o sí? En algunos casos, podemos decir, “No estamos interesados, gracias.” Pero hay veces en las que, una aproximación errónea puede hacernos salir corriendo.

Imagen: Milo Manara

¿Cómo escribir, entonces, por primera vez a una pareja swinger en la que estamos interesados?

1.- . Revisen bien el perfil de la pareja en cuestión. Entérense de que es lo que pueden tener en común y menciónenlo en su texto. Es más fácil que alguien se sienta inclinado a contestar si el interés es genuino.

2.- No. Eviten escribir mails genéricos que se copian y pegan mil veces. A nadie le gusta sentirse tan importante como un limón más en la verdulería.

3.- . Cuiden la ortografía. La buena escritura es, en internet, el equivalente al buen aliento en la vida real. A todos se nos va un dedazo de vez en cuando, pero leer un correo de alguien que cree que la “k” y la “q” son la misma letra o que no se ha enterado de la invención de las tildes en el idioma español, lo único que produce es un inmediato ataque de castidad.

4.- No. No escriban sólo en mayúsculas. ¿Hablarían con alguien que les está gritando? ¡NOSOTROS TAMPOCO!

5.- . Hablen de ustedes. Describan sus intereses y gustos más allá del plano sexual. Es más probable que una pareja quiera conocerlos si sabe que ustedes son interesantes. Usen información concreta, aunque no comprometedora, por ejemplo: el tipo de música que les gusta, si son aficionados a acampar o a ver películas de los hermanos Cohen, en fin, las cosas que les gusta hacer juntos. Hablen de los dos, no se centren sólo en él o en ella.

6.- No. Es conveniente no utilizar lenguaje demasiado fuerte. Aunque la palabra “panochita” podría excitar a alguien, no funciona la mayor parte de las veces. No todos tenemos la misma reacción a las mismas palabras, por lo que es mejor mantenerse del lado seguro. Si la frase que van a escribir no la dirían frente a frente, tal vez, sea mejor idea evitarla.

7.- . Piensen en ella al redactar su correo. En el mundo liberal, al menos latinoamericano, los contactos solemos hacerlos los hombres, pero lo usual es que las mujeres sean quienes toman la decisión. Escriban pensando que los estará leyendo una mujer a la que no conocen. Quieren ser interesantes pero no agresivos. Cuando nosotros vemos que en el correo participaron los dos, y no solo él, nos interesamos más porque demuestra que están juntos en la aventura.

8.- No. Los monólogos aburren. Al igual que en cualquier otro escenario de ligue, para hacer conversación, hay que interesarse también en el otro. Hagan preguntas. Denle a la otra pareja razones para escribir de vuelta.

Al final del día, lo más importante es no olvidar que esto es un juego de seducción. Los modales y la imagen que proyectan en esa primera aproximación dicen mucho de quiénes son ustedes en la vida real. En contra de la creencia popular, a los swingers no nos urge brincar a la cama de cualquiera ni somos unos ninfómanos sin control. Aunque sea para un one-night stand. La mayoría de las parejas que conocemos prefiere hacer citas con gente que, en el mundo civil, les parecería igualmente compatible.

* Diego y Mariana son los autores de Jardín de Adultos, un blog dedicado a narrar sus aventuras sexuales como pareja liberal y a dar consejos y reseñas del mundo swinger.

DEJA UN COMENTARIO