Archivos mensuales: May 2014

¿Cómo hacer el primer contacto swinger?

En uno de los correos que Mariana y yo recibimos buscando contacto, el remitente decía: “El protocolo swinger dicta contestar aunque no estén interesados”, implicando que deberíamos darle, a la brevedad, una respuesta. La frase me puso un poco de mal humor y me hizo pensar si eso es cierto o no; si estamos obligados a contestar a todo aquel que nos escribe aunque lo haga con el mismo compromiso de un volantero en la esquina. En la vida real, no necesariamente le contestamos a la gente que se nos acerca ¿o sí? En algunos casos, podemos decir, “No estamos interesados, gracias.” Pero hay veces en las que, una aproximación errónea puede hacernos salir corriendo.

Imagen: Milo Manara

¿Cómo escribir, entonces, por primera vez a una pareja swinger en la que estamos interesados?

1.- . Revisen bien el perfil de la pareja en cuestión. Entérense de que es lo que pueden tener en común y menciónenlo en su texto. Es más fácil que alguien se sienta inclinado a contestar si el interés es genuino.

2.- No. Eviten escribir mails genéricos que se copian y pegan mil veces. A nadie le gusta sentirse tan importante como un limón más en la verdulería.

3.- . Cuiden la ortografía. La buena escritura es, en internet, el equivalente al buen aliento en la vida real. A todos se nos va un dedazo de vez en cuando, pero leer un correo de alguien que cree que la “k” y la “q” son la misma letra o que no se ha enterado de la invención de las tildes en el idioma español, lo único que produce es un inmediato ataque de castidad.

4.- No. No escriban sólo en mayúsculas. ¿Hablarían con alguien que les está gritando? ¡NOSOTROS TAMPOCO!

5.- . Hablen de ustedes. Describan sus intereses y gustos más allá del plano sexual. Es más probable que una pareja quiera conocerlos si sabe que ustedes son interesantes. Usen información concreta, aunque no comprometedora, por ejemplo: el tipo de música que les gusta, si son aficionados a acampar o a ver películas de los hermanos Cohen, en fin, las cosas que les gusta hacer juntos. Hablen de los dos, no se centren sólo en él o en ella.

6.- No. Es conveniente no utilizar lenguaje demasiado fuerte. Aunque la palabra “panochita” podría excitar a alguien, no funciona la mayor parte de las veces. No todos tenemos la misma reacción a las mismas palabras, por lo que es mejor mantenerse del lado seguro. Si la frase que van a escribir no la dirían frente a frente, tal vez, sea mejor idea evitarla.

7.- . Piensen en ella al redactar su correo. En el mundo liberal, al menos latinoamericano, los contactos solemos hacerlos los hombres, pero lo usual es que las mujeres sean quienes toman la decisión. Escriban pensando que los estará leyendo una mujer a la que no conocen. Quieren ser interesantes pero no agresivos. Cuando nosotros vemos que en el correo participaron los dos, y no solo él, nos interesamos más porque demuestra que están juntos en la aventura.

8.- No. Los monólogos aburren. Al igual que en cualquier otro escenario de ligue, para hacer conversación, hay que interesarse también en el otro. Hagan preguntas. Denle a la otra pareja razones para escribir de vuelta.

Al final del día, lo más importante es no olvidar que esto es un juego de seducción. Los modales y la imagen que proyectan en esa primera aproximación dicen mucho de quiénes son ustedes en la vida real. En contra de la creencia popular, a los swingers no nos urge brincar a la cama de cualquiera ni somos unos ninfómanos sin control. Aunque sea para un one-night stand. La mayoría de las parejas que conocemos prefiere hacer citas con gente que, en el mundo civil, les parecería igualmente compatible.

* Diego y Mariana son los autores de Jardín de Adultos, un blog dedicado a narrar sus aventuras sexuales como pareja liberal y a dar consejos y reseñas del mundo swinger.

Aprende todo sobre Pole Dance (11 videos y 31 escuelas)

Habrá a quien no le guste la escuela. Pero si se trata de Pole Dance, cambia la situación.

Este baile sensual es considerado en la actualidad como una forma reconocida de ejercicio y puede ser utilizado como una gimnasia aeróbica y anaeróbica en sesiones.

Te dejamos 11 videos realizados por Gravity Fitness junto con Salud180 y 31 escuelas donde puedes aprender.

Manos a la obra… ¡o al tubo!

¿Qué es el Pole Dance?

¿Quién puede practicar Pole Dance?

Beneficios del Pole Dance

Beneficios emocionales del Pole Dance

Quema calorías con el Pole Dance

¿Cuántas calorías se queman en una sesión Pole Dance?

Recomendaciones para practicar Pole Dance

Rutina para iniciar a ejercitarse con Pole Dance

Giros en Pole Dance

Figuras acrobáticas del Pole Dance

No olvides consultar las 31 escuelas donde puedes aprender Pole Dance.

La guía del sexo en el auto

Me topé en algún lado con este útil manual para tener relaciones dentro del coche. Habrá que ponerlo en práctica.

sexo_carro_01

sexo_carro_02

sexo_carro_03

sexo_carro_04

sexo_carro_05

sexo_carro_06

sexo_carro_07

sexo_carro_08

sexo_carro_09

sexo_carro_10

sexo_carro_11

sexo_carro_12

sexo_carro_13

Texto publicado en: http://www.jardindeadultos.com/2010/05/la-guia-del-sexo-en-el-auto.html#.U2FDWMaoWTN

* Diego y Mariana son los  autores de Jardín de Adultos, un blog dedicado a narrar sus aventuras sexuales como pareja liberal y a dar consejos y reseñas del mundo swinger.

** La guía original para hacer el amor en el coche fue publicada por la revista Maxim de la República Checa. Aquí dejamos el link de un sitio web ruso que escaneó la revista, por si alguien se anima a traducir el texto del checo al español.

¿Quién puede y quién no puede ser swinger?

Millones de dólares gastados en pornografía no pueden estar equivocados; fantasear con tríos, orgías e intercambios de pareja es tan natural al ser humano como salivar frente a la comida rica. Pero hay límites que no son para todos. En algunos casos, involucrarse con actividades más allá del sexo convencional, puede ayudar a una pareja a encontrarse, a aprender el uno del otro y a valorarse más. En otros, en cambio, la experiencia puede dejar muy mal sabor de boca. Contrario a la creencia popular, la diferencia entre los primeros y los segundos no es necesariamente la capacidad para lidiar con los celos. Conozco muchas parejas swinger en las que los celos forman parte habitual de su relación, aunque puedan hacer éstos a un lado cuando de aventurarse juntos se trata.

En mi experiencia, poder entrar al mundillo de los intercambios tiene más que ver con otros factores afectivos, quizá más complejos. Antes de intentarlo, yo sugeriría hacernos las siguientes preguntas. No se trata de un test en el que después de determinado puntaje hemos ganado el derecho de visitar un club sw. Más bien, un ejercicio de autoanálisis que tendría que concluir con la muy famosa frase: “Si hay algo mal en tu relación, primero arréglalo y luego intentas otras cosas”.

quien_puede

  • ¿Cómo es la comunicación con tu pareja?
    Preguntarse esto es tan obvio como básico, si no se tienen la confianza para decir lo que les gusta y lo que no en lo cotidiano, cuando emociones más extremas estén en juego, los costos podrán ser mucho más altos.
  • ¿Se sienten satisfechos el uno con el otro?
    Es una pésima idea probar un intercambio cuando la persona con la que duermes ya te aburrió, o te parece mala con el sexo, o ya no te gusta. Ambos pueden salir muy lastimados, si lo vienen a descubrir en un escenario donde uno de ustedes la pasa muy bien, y el otro no.
  • ¿Sabes que eres lo más importante para tu pareja?
    Una experiencia swinger puede, de pronto, desatar un número grande de inseguridades. Si una persona no se siente bien afianzada en el territorio que pisa ¿para qué caminar en arenas movedizas? Una de las cosas más intensas y gratificantes de este tipo de vida es la certeza de que, al final del día, tu pareja quiere estar contigo y sólo contigo.
  • ¿Te sientes, de cualquier forma, presionado o presionada para intentarlo?
    Puede ser que quieras entrar en esto por tu propio pie, pero si además, sientes que te están empujando, conviene hacer una pausa y darle a cada quien sus propios tiempos. Cuando una aventura de este tipo no funciona, cualquiera que sea la causa, es común que los involucrados empiecen a repartir culpas. Si sospechas que algo le reprocharás a tu pareja en el futuro, mejor esperen a que ambos estén listos.
  • ¿Tú relación tiene muchos otros ingredientes además del sexo?
    Un poco por la novedad, otro poco por la experiencia de los participantes, y un mucho por la ansiedad del momento, las relaciones grupales y el intercambio de parejas son, en general, mucho más intensas que las prácticas sexuales habituales de una pareja estable. Si les ocurre a ustedes, ¿podrán lidiar con el hecho de sentirse más satisfechos con un compañero de juego diferente? El punto aquí es saber si ambos tienen la estabilidad emocional, en primer lugar, para no dejarse encandilar por estos espejismos y en segundo lugar para tratar con el hecho de que otra persona pueda satisfacer, en un momento dado, a tu pareja mejor que tú.


Insisto, esto no es una cuestión de sí contra no o de generar un índice de aptitud swinger, pero una pareja que quiera probar con este tipo de vida, debe saber que, como en cualquier otro deporte extremo, aquí también hay riesgos, y que la mejor forma de protegerse es poniendo siempre en primer lugar y ante todo, tu propia relación estable.

* Diego y Mariana son los  autores de Jardín de Adultos, un blog dedicado a narrar sus aventuras sexuales como pareja liberal y a dar consejos y reseñas del mundo swinger.

** Foto: Untitled artist collaboration project – (self-portrait x 4) – Copyright © ElectricSexDoll, Græ Andresen, Coriolis & Græ Andresen